Escrito por Tendenzias

Denuncia por impago

Los gastos se multiplican y los ingresos ya no dan más de sí, una frase ciertamente lapidaria, pero que con la crisis se está acentuando cada vez más hasta el punto de llegar a la temida situación de denuncia por impago. El impago de una deuda puede tener consecuencias muy graves, y es que desde denuncias a los tribunales, embargos, faltas, hasta inclusión en registros de morosos. La importancia de actuar con rapidez ante situaciones así permitirá evitarlas. Uno de los casos que desgraciadamente ocurren es cuando no se pueden pagar los plazos de la hipoteca.

imagen: casafincas.com

Denuncia por impago

La denuncia del impago puede recaer sobre diferentes tipos de impago o deudas, y es que no todas las deudas son iguales. No es lo mismo dejar de pagar el recibo de la luz, del agua, que la anualidad de un seguro del hogar o una letra del coche. Sin embargo todas igualan al que incurre en ellas, y es que se expone a dos riesgos grandes:

  • Inclusión en una lista de morosos.
  • Embargo de los bienes.

No poder afrontar el préstamo del banco

Este ejemplo práctico es válido para explicarlo: una persona anda mal de dinero, se ha quedado en el paro, y aunque ha ido pagando todo los plazos de su hipoteca, ha llegado a una situación que le ha impedido afrontar el pago de esas cuotas en los últimos dos meses. Esa persona quiere arreglar la situación, sin embargo teme perder su casa. La pregunta que le surge es: ¿qué puede hacer?

  • Si se deja de pagar las cuotas correspondientes de un préstamo, lo primero que hará la entidad bancaria que se lo haya concecido evidentemente será reclamarle el pago, y además los intereses de demora, que pueden llegar a superar hasta el 20% nominal anual.

En los contratos de préstamo se recoge una claúsula de vencimiento anticipado que permitirá siempre a la entidad bancaria que ante una situación de impago pueda declarar el vencimiento del préstamo y exigir la devolución completa de todo el capital pendiente. Destacar que el impago, a veces, será suficiente con una única cuota por dejar de pagar para que la entidad pueda declarar el vencimiento del préstamo.

imagen: mundoejecutivo.mx

Los contratos de préstamos en escritura pública, como los hipotecarios; o los de préstamos personales, que son realizados ante notario, son ejecutivos. Esto significa que la entidad podrá reclamar judicialmente su cumplimiento mediante un juicio especial que suele ser rápido para hacer así efectivo el pago del préstamo. Si se llega a ese extremo, la solución para detener ese proceso es depositar en el juzgado el total de la deuda, más los intereses.

En el caso de que no se consiguiera, la entidad entraría ya en procesos más complejos y ciertamente más dramáticos para el que tiene que afrontar la deuda, y es que le pueden subastar la vivienda hipotecada si tenía un préstamo hipotecario, o el embargo de sus bienes para pagar el préstamo personal.

imagen: idealista.com

Es cierto que cuando se llega a una situación de impago, para el que tiene que afrontar esa deuda todo se le torna muy complicado, sin embargo no todo son denuncias impagadas. Y es que también se puede dar el caso contrario, que consumidores que tienen deudas quieran cancelarlas antes del plazo establecido para ello. Esto es algo que está previsto en los contratos de préstamos, tanto personales como hipotecarios. No obstante, en ocasiones la entidad puede penalizar esta situación en principio perjudicial para sus intereses cobrando una comisión por cancelación anticipada.

Más información que se puede encontrar sobre este asunto, en los siguiente enlaces:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos